domingo, 6 de abril de 2014

Un hada disfrazada de jovencita

El otro día, leyendo los mensajes que, a diario, me llegan al WhatsApp del grupo de familia, observaba con envidia los muchos comentarios que mis hermanos hacían sobre sus hijos. Todos ellos dando noticias de los premios que los niños han ganado en ajedrez, olimpiadas matemáticas, creaciones literarias, vídeos de audiciones de violín, piano, violonchelo,… Como tía, me siento orgullosa de ello y soy la primera en presumir. Pero cometí el error, grave error, de contestar a uno de esos whatsApps mencionando que yo no podía alardear de las cualidades y destrezas de mi niña, de Judit. Casi menospreciando las pocas habilidades que Judit tiene para este tipo de actividades. ¡Cómo siento haberlo hecho! Judit es Judit y es única. Es maravillosa dentro de su desorden. Es capaz de adaptarse a cualquier medio sin perder su sonrisa. Es dulce y cariñosa. Es voluntariosa y asertiva. Y, lo mejor, es capaz de amar a todo ser vivo de forma incondicional por mucho daño que le hagan. Hoy, quiero hacer público este mensaje: Judit tiene mención de honor en rehacer corazones destrozados. Es un hada disfrazada de jovencita traviesa que despierta sonrisas allá por donde vaya. Su premio: el amor eterno de nosotros, sus padres ahora de acogida, pero con el tiempo….)

7 comentarios:

  1. Tus palabras son muy emotivas..........
    Gracias por dejarnos compartir vuestra experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que sea así, ese tipo de cosas son mucho más valiosas que las habilidades técnicas o deportivas.
    Enhorabuena por esa niña.

    ResponderEliminar
  3. Por lo que explicas Judit es una persona increíble y maravillosa... Felicidades...

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo muy bien porque estoy en una situación similar y queremos que nuestros hijos sientan esos triunfos y se llenen de orgullo, lamentablemente no tuvieron la suerte de tener unos primeros años de calidad y esto los limita un poco. Finalmente como dices debemos amarlos con sus cualidades y ayudarlos para que sus decisiones sean asertadas y con esto sientan ese orgullo, aunque no sobresalgan por ganar primeros lugares. (Soy madre adoptiva de un niño de 10 que llegó a los 3) Abrazos :)

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por el blog. Estoy haciendo un trabajo de investigación sobre el acogimiento familiar de un máster de Intervención Social. Leyendo cada entrada he podido sentir a Judit y a vosotros/as. Estoy convencido de que haceis un trabajo brillante. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Nos gustaría invitaros a compartir vuestra experiencia en el I certamen de blogs "Familias deseadas". Si os animáis a participar, tenéis más información aquí: http://www.interfertility.es/#!certamen-de-blogs/cobt

    Para nosotros sería muy especial que os animaseis, porque todavía no participa ninguna familia acogedora. Ya hay inscritos blogs sobre adopción nacional e internacional, familias de dos papás o mamás, personas que están inmersas en tratamientos de fertilidad... ¡Pero nos falta vuestro modelo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me acabo de leer el blog entero, del tirón. Me ha encantado. Hoy por la mañana acabamos de hacer la primera llamada para ser familia de acogida y ya tenemos concertada la cita la semana próxima. Tenemos tres niños, de 11, 9 y 5 años. Mis dudas más grandes son cómo lo encajarán ellos, que edad sería mejor... (pensamos que entre 4 y 8 años) Me encantaría saber vuestra opinión pues, aunque no es vuestro caso, seguro que conocéis gente con nuestras circunstancias. Gracias.

    ResponderEliminar