domingo, 20 de octubre de 2013

Judit y la discoteca

Anoche Judit nos pidió por primera vez ir a una discoteca de la ciudad. Es una de esas decisiones importantes que nos hacen reflexionar mucho sobre cuál es el grado de libertad que necesita Judit. Finalmente y después de consultar con varias personas vimos claro que no es el momento de dejarle ir. Y lo difícil es decírselo, porque es verdad que nosotros ya íbamos a la discoteca con su edad (también eran otros tiempos), pero nos dio pie para hacer una reflexión con ella sobre la diferencia entre edad y madurez. La edad se tiene, pero la madurez se demuestra. Y hay algunas cosas en las que Judit tiene que mejorar aún para que podamos confiar en ella. Lloró. Y a los cinco minutos volvía a estar feliz porque le dijimos lo orgullosos que estábamos de ella por acompañarnos a la manifestación del Día internacional para la erradicación de la pobreza. Esa es Judit.

2 comentarios:

  1. Habéis hecho bien. Mi sobrino tiene 14 y aún no tiene interés por las discos, pero como se empeñara en ir, capaz soy de ir con él y avergonzarlo jajaja es cierto que todo tiene su momento.

    ResponderEliminar
  2. por casualidad, he encontrado este blog ya que Lucía Etxebarria la escritora, lo ha publicado en su facebook. me he quedado enganchada desde el primer momento y acabo de terminar de leerlo a las tantas de la madrugada. me parece una experiencia maravillosa la que habéis tenido y estáis teniendo con sonia y Judit! con este blog me he emocionado, intrigado,llorado y quedado encantada con la preciosa familia de Judit y Sonia

    y me parece una idea estupenda para el día que se lo regalis a Judit! enhorabuena y un abrazo muy fuerte!

    me parecéis unos padres luchadores y alucinantes!

    ResponderEliminar