domingo, 20 de octubre de 2013

Judit y la discoteca

Anoche Judit nos pidió por primera vez ir a una discoteca de la ciudad. Es una de esas decisiones importantes que nos hacen reflexionar mucho sobre cuál es el grado de libertad que necesita Judit. Finalmente y después de consultar con varias personas vimos claro que no es el momento de dejarle ir. Y lo difícil es decírselo, porque es verdad que nosotros ya íbamos a la discoteca con su edad (también eran otros tiempos), pero nos dio pie para hacer una reflexión con ella sobre la diferencia entre edad y madurez. La edad se tiene, pero la madurez se demuestra. Y hay algunas cosas en las que Judit tiene que mejorar aún para que podamos confiar en ella. Lloró. Y a los cinco minutos volvía a estar feliz porque le dijimos lo orgullosos que estábamos de ella por acompañarnos a la manifestación del Día internacional para la erradicación de la pobreza. Esa es Judit.

martes, 1 de octubre de 2013

Cumpleaños de papá

El otro día fue mi cumpleaños. Judit y Sonia participaron en el regalo que todas las personas que me quieren me han hecho, organizado por Mamá. Fue una sorpresa. Mamá y Judit estuvieron trabajando toda la semana para hacerlo. El mejor regalo que he recibido en mi ya larga vida. Fue una sorpresa. Recopilaron anécdotas y sentimientos que amigos y familia querían compartir conmigo. Pero tengo que reconocer que los mensajes que más me emocionaron fueron los de Judit y Sonia. Sonia ahora está estudiando ya su carrera universitaria en Estados Unidos. Es mucho más de lo que jamás hubiera esperado. Reconforta saber que hemos podido tener un impacto positivo en sus vidas. Las queremos tanto. (La primera es la de Judit)