domingo, 22 de septiembre de 2013

Vuelta del verano

Este verano ha sido tranquilo. Le dijimos a Judit al comienzo del verano que este era el momento para pensar las razones por las que quería que la adoptáramos. Nos escribió una carta. Bueno, no a nosotros, sino al sr. juez. Un día vino y dijo: tengo que hablar con vosotros. Ya sé por qué quiero que me adoptéis. Lo he escrito en esta carta. No tiene desperdicio. Cada día que pasa nos damos cuenta de lo mucho que la queremos.