sábado, 22 de diciembre de 2012

Feliz Navidad (otra más)

Otra Navidad más que Judit pasa en casa. Da gusto ver cómo ni se imagina pasar las Navidades en otro sitio que no sea esta casa. Pasar la nochebuena en casa de unos abuelos, la Navidad en casa de otros,... es ya una rutina, pero lo mejor es que es SU rutina. Y la nuestra.

Aprovechamos para felicitar las Navidades a todos los seguidores del blog. Nos alegra leer los comentarios y ver que, de alguna manera, Judit no es sólo receptora de cariño sino que, sin saberlo, también está ayudando a otras familias, a otros niños y niñas. Es solidaria sin saberlo.

Feliz Navidad 

jueves, 20 de diciembre de 2012

La importancia de una buena profesional

Ayer nos llamó Natalia. Es la trabajadora social que han asignado en la nueva empresa para que acompañe a  Judit. Estamos encantados. Cuando estuvo hace unos meses conectó muy bien con ella y con nosotros. Aunque parezca difícil de creer es difícil encontrar personas que vivan y se crean el acogimiento y puedan acabar confundiendo su profesión con su pasión y su vocación. Natalia es una de ellas. Se esfuerza por conseguir entender a Judit y entendernos a nosotros. Sus valores coinciden con los nuestros y entiende y practica la solidaridad. Y no siempre es fácil encontrar a alguien así. Hacer convivir a una menor,  unos voluntarios, un funcionario y una profesional no es nada fácil. Hace falta mucha mano izquierda, inteligencia, empatía y, sobre todo, mucho cariño hacia Judit. Y Natalia lo tiene.

Hemos tenido trabajadoras sociales hace años que nos llegaron a decir que, en realidad, el bienestar de las familias no estaba entre sus objetivos. Qué mirada más corta! Es difícil pensar que el menor será feliz, si la familia acogedora no es feliz. Es un único proyecto. Una única familia. En realidad nos miran como unos prestadores de servicios y no nos reconocemos en esa mirada.

Me encantaría que Judit se dedicara a hacer lo que hace Natalia en el futuro. Podría aportar tanto desde su experiencia!

lunes, 10 de diciembre de 2012

Los recortes también le afectan a Judit

Hace unos días vino Silvia, la trabajadora social, para anunciarnos que se quedaba sin trabajo. La consejería ha decidido prescindir de la empresa con la que colaboraba y ha reunificado todos los casos de acogimiento en una sola empresa (hasta ahora había dos), que tendrá que gestionar el doble de niños por cada técnico. Lamentable. Estábamos a punto de empezar una terapia con Judit para mejorar su autoestima y no va a poder ser. No hay recursos.

Por lo visto, Judit también ha vivido por encima de sus posibilidades y no puede permitirse estos lujos.

Nueva trabajadora social (y será ya la quinta) que tendrá que establecer un nuevo vínculo con Judit, la cual tendrá que volver a contar sus intimidades a una desconocida a la que verá de uvas a peras con un objetivo, esta vez más que nunca, fiscalizador, más que terapéutico.

Pero bueno, me consuela saber que los hijos de los banqueros que nos llevaron a esta situación no tendrán que pasar por lo que está pasando Judit.

Como diría Forges... que país!

lunes, 3 de diciembre de 2012

Blog 3.500 millones

No os perdáis esta entrada en el blog "3.500 Millones" de El País. Hablan de Judit. Y de los recortes. Un gran blog del gran Gonzalo Fanjul.

domingo, 2 de diciembre de 2012

El colegio se complica

Este año Judit ha cambiado de curso y, lógicamente, de tutora. Pues bien, ha sido un cambio de la noche al día. La nueva tutora, tras la larguísima (y esperable) lista de suspensos de Judit en la primera evaluación nos hace una valiosísima recomendación: "Se tiene que esforzar más". Acabáramos... Y yo sin darme cuenta. Después de casi 14 años educando niños de acogida menos mal que me he encontrado a una persona que, tras su paso por la universidad y todas las horas de formación a sus espaldas, por fin, me ha dado la clave de todos los problemas de Judit: se tiene que esforzar más. No me lo hubiera ni imaginado.

A esta gran profesional de la educación, los 5 años de maltrato continuado de Judit, el abandono de su familia, la ruptura con sus hermanos biológicos, la repudia de su madre y padre biológicos y toda la problemática añadida le sugieren que, diciéndonos que Judit se tiene que esforzar más nos va a ayudar, a ella y a nosotros, a conseguir que Judit mejore su rendimiento académico.

Lo siento, o trabajamos juntos, o no sacaremos a Judit adelante.