martes, 26 de junio de 2012

Sonia vuelve a casa

Hace unos días volvió Sonia, la niña de acogida que vivió con nosotros de los 5 a los 10 años de edad y que acabó volviendo con su madre. Ha decidido que quiere estudiar la carrera en nuestra ciudad y vivir con nosotros. Tiene ya 18 años y quiere estudiar Químicas. La verdad es que es una historia de éxito. Nos hace sentirnos muy orgullosos. Lo que le dijimos: de acuerdo, vente a casa, pero te tienes que integrar en el equipo de educación de Judit. Ahora es también tu responsabilidad. Y funciona! Ha asumido el rol de hermana mayor responsable. Ya tenemos otro canal de comunicación con Judit.

martes, 19 de junio de 2012

Un campamento más


Judit se fue ayer de campamento con todo el colegio. Una semana disfrutando de la naturaleza y con otro tipo de responsabilidades. Los estudios quedan al margen esos días y el trabajo en equipo, el orden y el esfuerzo físico toman su iniciativa. Judit se ha ido entusiasmada. Esperemos que no haya ninguna llamada de profesores o monitores (eso no sería nada bueno). A su marcha ha ido dejando un reguero inmenso de castigos interminables por desobedecer y contar mentiras que tendrá que cumplir a su regreso (nada nuevo). Pero hoy he notado su ausencia. Esta misma mañana, sin ir más lejos, a la hora del desayuno, antes de ir a trabajar. Es un momento que compartimos las dos porque coincidimos en el horario y da para mucho. Estoy tan acostumbrada a su presencia que cuando no está, se me hace muy raro.

No paro de pensar en ella.

martes, 12 de junio de 2012

Final de Curso


¡Qué horror! No sé quién está deseando más que llegue final de curso si Judit o yo. Estoy nerviosa pensando en sus exámenes, pendiente de sus trabajos, sus tareas, sus recuperaciones,… y ella…solo hay que verla. Ahí está, feliz como si no pasara nada. Ayer pensando en ello la envidiaba ¿será verdad que no se altera con resultados finales, con exámenes? A mí se me han disparado los picores en la piel y las migrañas. En fin; sus prioridades son otras. Está tan claro. Supongo que llegará el día en que lo aceptaré y no solo de palabra.