jueves, 19 de enero de 2012

Los apellidos

Ya os hemos contado alguna vez que Judit se muere por tener nuestros apellidos. El otro día llegó una carta de un restaurante, de esos que rellenas una encuesta y luego te mandan promociones. Hace meses, sino años, haciendo el tonto rellenamos el nombre de Judit con nuestros apellidos en una de estas encuestas. Ayer llegó una carta de este restaurante a su nombre y se le encendió la cara al ver su nombre con nuestros apellidos. Por fin le habían cambiado el nombre!


Hubo que contarle la verdad.


Próximamente os contaremos nuestro debate familiar sobre este tema...

5 comentarios:

  1. Hay edades en que las cosas de la identidad...

    ResponderEliminar
  2. Me he leido vuestro blog de una sentada! Cuantos sentimientos y emociones juntas, por lo que se lee, Judith es encantadora y vosotros unos padres geniales. Me alegro que esteis juntos y hayais superado tantas dificultades, seguire por aqui acompañandoos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ojalá que pronto pueda cumplir su sueño. Si para ella sóis sus únicos padres y se siente identificada con vuestra familia, ¿por qué llevar los apellidos de gente a la que no le une ningún sentimiento de pertenencia?

    ResponderEliminar
  4. Hola ,empezado a seguiros y es maravilloso yo voy a empezar ahora y me gustaría poder hablar con vosotros en privado podéis poner un correo donde pueda contactar ?

    ResponderEliminar
  5. Claro! Puedes escribirnos a papa@acogimientofamiliar.es

    Un saludo.

    ResponderEliminar