sábado, 21 de mayo de 2011

¿Y todo esto vale la pena?

Ayer pensaba que algún día nos reiremos con Judit de las historias de este blog. Y de las que no contamos en el blog. A veces lo pasamos mal. En algunos momentos, hasta bastante mal. A veces he pensado si realmente todo este esfuerzo valdrá la pena. Si vale la pena toda esta dedicación para una única persona (aunque sea tan especial como Judit). Si esas energías puestas en otras cosas no hubieran podido ayudar a más personas. Y a veces también pienso en cómo me sentiré si en el futuro Judit no es la mujer de provecho que sale en mis sueños.

5 comentarios:

  1. Tengo un niño en acogimiento que será de la misma edad aproximadamente, y te doy la razón, es tanta la dedicación, el trabajo y el esfuerzo, que uno sólo espera que en el fúturo pueda ser un hombre capaz de hacer su vida "normal", aunque contando con nuestro apoyo, por supuesto. Esa será la recompensa a tanto esfuerzo, sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que habrá valido la pena porqué aunque no lleguen a ser las personas que esperáis el amor que les ofrecéis nunca caerá en saco roto...

    Mi hermano tuvo un niño de acogida durante tres años ( de los 9 a los 12). Había vivido en un centro desde los tres años. El niño acabó escapándose y fue a vivir a un campamento gitano con su familia biológica. Se metió en temas de drogas... pero finalmente la policia lo detuvo y volvió a un centro. Ahora, más de 5 años después, es un chico fantástico, que vive con otra familia de acogida, y que está preparándose para ser educador social. Estoy segura, no tengo ninguna duda, de que el haber conocido el amor de una familia le permitió analizar con otros ojos la realidad de su familia biológica y valorar la segunda oportunidad que la vida le ofrecía.

    Un beso y muchos ánimos...

    Contribuir a cambiar la vida de una persona, demostrarle que la entrega desinteresada y el amor existe valdrá siempre la pena... ocurra lo que ocurra.


    maria

    ResponderEliminar
  3. A mí a veces me ayuda pensar en mi adolescencia, en los desacuerdos y las "injustas" decisiones de mis padres.
    Ahora que estoy en el otro lado, que he formado mi familia, me planteo qué hubiera sido de mí si mis padres hubieran decidido que no merecía la pena el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  4. Hola yo tambien tengo un menor en acogida y aveces me cuesta tanto mantener la calma,pienso si no me estare equivocando,pienso si hare lo suficiente,el nos desafia constantemente pero pienso que en el fondo merecera la pena todo lo que estamos haciendo por el aunque hay momentos de flaqueza, mucho animo me encanta todo lo que escribes y me ayuda mucho

    ResponderEliminar
  5. Tambien nosotros tenemos una niña de acogida.
    Me ha ayudado muchisimo leer el libro de José Angel Giménez "Indómito y entrañable". Hemos tenido la suerte de haberlo conocido y puedo decirte que él junto a su mujer son mis "idolos en materia de acogimiento y adopción" ¡SI MERECE LA PENA!
    Un abrazo
    Paqui

    ResponderEliminar