sábado, 28 de mayo de 2011

Gracias

Es muy gratificante leer los comentarios que muchos de vosotr@s vais dejando en este blog. Es formidable ver cómo compartís vuestra experiencia de familia de acogida. Y saber que hay gente que está pasando por historias muy parecidas y lo afronta con optimismo y confianza (y también con dudas y vicisitudes) es cargador de pilas. Mil gracias por vuestros comentarios. Formarán parte del blog y Judit, cuando sea mayor de edad los podrá leer y darse cuenta de que su historia no es la única. Hay muchas otras familias que están en este proyecto de voluntariado metidos al 100% 24 horas al día, 7 días a la semana.
Mil gracias.

sábado, 21 de mayo de 2011

¿Y todo esto vale la pena?

Ayer pensaba que algún día nos reiremos con Judit de las historias de este blog. Y de las que no contamos en el blog. A veces lo pasamos mal. En algunos momentos, hasta bastante mal. A veces he pensado si realmente todo este esfuerzo valdrá la pena. Si vale la pena toda esta dedicación para una única persona (aunque sea tan especial como Judit). Si esas energías puestas en otras cosas no hubieran podido ayudar a más personas. Y a veces también pienso en cómo me sentiré si en el futuro Judit no es la mujer de provecho que sale en mis sueños.

sábado, 14 de mayo de 2011

Verdades como puños

A veces Judit dice verdades como puños que, como adultos, cuesta digerir, la verdad. Ayer le llamamos la atención porque el Lunes se escondió una cámara de fotos en la mochila para llevársela al cole (esto está prohibidísimo, por supuesto). Estábamos realmente enfadados. Y en un momento determinado Judit nos recordó que nos acababa de decir que había recuperado 2 de las 4 asignaturas que había suspendido en la evaluación anterior. Ese comentario de Judit duró unos minutos en nuestra conversación. Pero el de la cámara hurtada estaba durando más de media hora! Realmente tenía razón. Nos fijamos mucho más en lo negativo que en lo positivo. En esos momentos, lo mejor es pedir perdón y reconocerlo. Pero cuánto cuesta vencer nuestro orgullo!