lunes, 13 de diciembre de 2010

Momentos aún más especiales

Ya os hemos contado que con Judit cada minuto es especial porque no sabemos por dónde nos va a salir, qué está tramando o si el silencio que, de repente, se produce en casa es conveniente o no (sus ideas son rápidamente ejecutadas sin pensar en las consecuencias).A eso, casi estamos acostumbrados. Es un estado permanente de vigilia pues en la mayoría de las ocasiones hay que adelantarse a ella. Y parece, que en nuestro territorio (la casa) lo tenemos prácticamente controlado.

Pero su espacio cada vez es mayor. Y su libertad, también, porque entendemos que ha de relacionarse con chicas y chicos de su edad. Va sola al colegio y vuelve sola del colegio. Va a la biblioteca del barrio y pasea a la perrita. Esto ya empieza a ser también normal pero… debemos comenzar a enseñarle algo más. Sabría coger un autobús, el metro? Sabría qué hacer si se pierde en medio de la ciudad? Nosotros a su edad sí lo sabíamos pero ella no se ha movido sola más allá del colegio y a pesar de su desparpajo es una niña muy insegura y que actúa por impulsos, a veces, evitando usar la razón.

Nos dá pánico dar ese paso. Y es algo que ya no se puede retrasar mucho más.

Otro momento especial por el que tendremos que pasar la niña y nosotros.

TODO LLEGA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario