domingo, 19 de diciembre de 2010

Discusiones en familia

Y es que educar a Judit no es nada fácil. No lo es para nosotros y tampoco lo es, en la parte que le toca, para los "abuelos de acogida" de Judit. A veces, con la mejor de las intenciones, se ciernen dudas sobre el modo de educar que tenemos los padres. Y es que con Judit esas encrucijadas que en cualquier familia debes afrontar a lo sumo una vez cada 6 meses, se convierten en cotidianas. Y eso genera tensiones. Porque la forma de afrontarlas son muy diversas. Y el caso de Judit, como el de muchos (sino todos) casos de acogimiento familiar, no es (siempre) comparable al de un hijo biológico donde las recetas de siempre habrían funcionado. En el caso de Judit hay que innovar cada día. Prueba y error. Y se suceden los errores antes de dar con el éxito. Y eso es, a veces, agotador.

Agotamiento que se esfuma con la pregunta de Judit de esta tarde, cuando volvíamos en el coche: "Papá, ¿cuándo podré llevar vuestros apellidos?"

Madre mía, cuánto la quiero y qué pocas veces se lo digo!

1 comentario:

  1. Feliz año 2011 para todas las personas que como vosotros piensan y lucha por el bienestar de otros niños. Que este año nos traiga mucha paciencia, mucho amor, y cada día mas ganas de seguir adelante con nuestro proyecto.

    Todos mis mejores deseos para Judit y su familia.

    Maite

    ResponderEliminar