domingo, 21 de noviembre de 2010

Desayuno por sorpresa

Hoy Judit nos ha traído el desayuno por sorpresa.
Anoche, sin que lo supiéramos, se dedicó a preparar unas tostadas de jamón con aceite y paté. Lo guardó cuidadosamente en la nevera envuelto en papel y esta mañana hemos amanecido en medio de una bandeja con suculento manjar. Entre las tostadas nos había puesto un platito de bombones que el día anterior el papá y ella habían comprado para la mamá porque había estado toda la semana enferma con gripe.
Está encantada con su hazaña. Sólo hay que ver su cara (que por cierto, es preciosa) Son detalles que empiezan a tomar forma en ella y nos dejan ver que poco a poco va madurando; y lo mejor de todo, Judit va viendo su evolución.
Con Judit hay que recrearse en lo que hace bien porque sabemos que a lo largo del día se producirán situaciones en las que habrá que corregir actitudes, reforzar otras y tener de nuevo paciencia para ver su propósito de crecer. Como el que diseñó anoche para darnos un agradable despertar

3 comentarios:

  1. Aún es pronto para saber en que tipo de ser humano adulto, se convertirá Judith, pero la cosa tiene muy buena pinta.

    Lo que sí podemos asegurar es que la vida a través vuestro, le ha ofrecido la mejor de las oportunidades de resiliencia.

    Ojalá sea muy feliz.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito lo que decís. Que la niña poco a poco va valorando los pequeños detalles, y va sintiendo lo que os quiere y os lo va a demostrar.

    Es verdad que hay que ver lo bueno de cada día mucho, para mantener el ánimo alto y no decaer.

    Un abrazo fuerte para Judit por su detalle
    Maite

    ResponderEliminar
  3. He leido un poco de tu historia. Es preciosa. Es muy lindo lo que estais haciendo, por lo que estais pasando, poco a poco, lentamente.
    No entiendo porqué hay tantas limitaciones a la hora de escoger a las personas que deseamos hacer lo mismo; dar amor. Soy discapacitada, y aunque ello no me impediría ofrecer una vida normal y llena de amor a una personita que lo necesitara, no me dejarían hacerlo, porque me muevo en silla de ruedas. Y es justo por eso, por mi minusvalía, que soy mucho más capaz que otros. No sabeis la suerte que teneis, enhorabuena, y disfrutad de ello.

    ResponderEliminar