miércoles, 18 de agosto de 2010

Más visitas

¿Qué hacer cuando Judit dice que no quiere ir al punto de encuentro? Patalea, llora, enmudece,… De repente, las visitas con sus hermanos pasan de ser divertidas a insoportables. Judit descubre que sus hermanos mayores no son esos niños pequeños que ella recordaba, que entre ellos hay discordias, violencia,… que la acosan a preguntas sobre su familia de acogida, intentando sonsacarle datos que ella sabe que no debe contar, que le recuerdan historias que ella había programado olvidar. Son visitas obligadas por vía judicial porque la madre las ha reclamado a través de sus hijos. En algunos casos los hermanos no aparecen a la visita por olvido o porque dicen que ese día no les viene bien.
Judit sufre cada vez que llega ese momento. El reflejo de ello es que las semanas posteriores se autolesiona, se orina a todas horas, rompe y destroza todo lo que cae en sus manos,…hasta que retoma la normalidad y en unos días, vuelta a la siguiente visita.
Es decepcionante ver como se desmorona en un par de horas (que es lo que dura el proceso de la visita) todo el esfuerzo que hace Judit por sentirse feliz y tranquila.
Judit psisomatiza una enfermedad dos días antes de las visitas. Empieza a encontrarse mal, vomita, le sube la fiebre,…
Es preocupante. Muy preocupante porque a pesar de que la menor no quiere acudir a las visitas, y es evidente que no son beneficiosas para un desarrollo normal de la niña, se nos obliga a llevarla.
Llegará el momento en el que tomaremos una decisión drástica.

4 comentarios:

  1. He estado de vacaciones en este mes, y no había leído vuestro blog. Ya lo estaba echando de menos.

    Me da pena lo que decís de las visitas. Debe ser muy duro y frustrante ver como el trabajo se echa a perder y como sufre Judit. Espero que podáis hacer que los funcionarios encargados también compartan vuestra opinión y en la medida de lo posible se puedan reducir estos malos ratos.

    Como siempre gracias por compartir vuestras vivencias.

    Mucho ánimo y FELIZ NUEVO CURSO a Judit.

    Maite

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario.
    Judit está terminando de disfrutar sus últimos días de vaciones. Con ganas de empezar un nuevo curso, un nuevo cole y una nueva etapa.
    Y nosotros dispuestos también a ello.
    De nuevo, gracias

    mamá

    ResponderEliminar
  3. Sigo desde hace tiempo vuestro blog, y la verdad,
    es admirable vuestra dedicación y cariño para con
    Judith.

    Gracias por seguir y no desfallecer en vuestra lucha, a pesar de la falta de empatia, de recursos, y de sensibilidad que sufren los menores en muchos casos por parte de las Instituciones que se supone deberían velar por ellos. ¿Cómo es posible no dar solución a un tema como el de las visitas? ¿Por qué no se escucha a la familia de acogida sobre como afectan al desarrollo de la niña,y sin embargo
    se atienden los "derechos" de la familia biológica casi sin cuestionarlos?

    ¡Feliz (a pesar de todo) inicio en el "Insti"!

    Concha

    ResponderEliminar
  4. ¿Y luego dicen que prevalece el interés del menor? ¡Venga ya! :(

    ResponderEliminar