jueves, 25 de febrero de 2010

Las mentiras

Judit miente mucho. Pero mucho, es mucho. Es su mejor mecanismo de "auto-venta": "Hoy no llevo deberes", "el examen me ha salido muy bien" (incluso a pesar de haber dejado todas las preguntas en blanco), "anoche no me hice pis" (y el protector de la cama aparece en el jardín de la vecina, la cual viene alarmada a casa porque no entiende nada, como nosotros al principio), "hoy no he merendado" (el jamón de Navidad tiene unos sospechosos cortes irregulares), "yo no he usado el pegamento" (la habitación huele a pegamento imedio que tira para atrás), etcétera, etcétera, etcétera. Es la gran prueba de la paciencia. Lo de la técnica Zen es para aficionados al lado de la técnica "ponga una Judit en su casa".

jueves, 18 de febrero de 2010

La eneuresis

Una de las razones por las que Judit fue expulsada de las diferentes casas por las que ha pasado (incluida la de su familia biológica) ha sido por orinarse en la cama por las noches. Así que ese tema es muy delicado en casa. Judit comenzó orinándose cada noche. Después de unos años levantándonos todas las noches, hemos decidido comprarle un despertador. Es parte de su educación en la responsabilidad. Nunca le hemos reñido por orinarse en la cama, pero sí le llamamos la atención por no hacer todo lo que está en su mano para evitarlo: 1) No beber agua después de las 8 de la noche, 2) Orinar antes de acostarse y 3) Ponerse el despertador y levantarse por la noche a orinar. Y, con el tiempo, va funcionando.

jueves, 11 de febrero de 2010

La higiene es otro de los temas

Uno de los temas que más nos está costando con Judit es todo lo relacionado con la higiene. Parece que sea un tema en el que nunca se le haya educado. Está como acostumbrada as convivir con suciedades varias. Y en una niña que todavía se hace pis por las noches puede ser algo delicado. Especialmente cuando está a punto de entrar en la adolescencia y lo que ello implica para las niñas. Si no hacemos avances pronto, esto le puede afectar socialmente. Y eso sí que nos preocupa. La semana pasada contamos hasta 9 prendas íntimas en la lavadora en 5 días. La lavadora está que echa humo!

viernes, 5 de febrero de 2010

La comida va que vuela

No sé si alguna vez hemos hablado de la obsesión por la ocmida que tiene Judit. Cuando llegó a nuestra casa pesaba al menos 5 kilos más de los que debía pesar para una niña tan pequeña (un 30% más de su peso recomendado). Desde el principio hemos intentando que tenga una alimentación equilibrada y sana. Somos enemigos del bollycao para el almuerzo. Pero eso sí, descubrimos al cabo del tiempo que Judit seguía engordando a pesar de nuestro control. Luego descubrimos que la nevera, era su segunda habitación. Y el armario donde guardamos el cacao instantáneo (de comercio justo) y la crema de cacao sufría ataques nocturnos. Después de algún tiempo (largo) estamos empezando a controlar algo de esto, pero ufff. Ha supuesto muchos disgustos. Para no dejar rastro ha hecho cosas muy bárbaras, como por ejemplo, comerse un paquete de magdalenas entero para no dejarlo a medias. Yo sería incapaz y peso algunos kilos más que ella. Todo forma parte de la ansiedad que suele acompañar a los niños acogidos. Pero esto también lo superaremos.