jueves, 28 de enero de 2010

De ideas fijas

Judit es una niña insistente. Puede llegar a desesperarte cuando le das una negativa. Repite y repite pensando que así nos cansaremos y claudicaremos a su capricho.
En esos momentos en los que no es capaz de ver más allá y no admite reflexiones, es cuando nos pone realmente a prueba.
Saca sus armas de niña incomprendida, nos tantea por separado para buscar puntos en los que, sin darnos cuenta, podamos estar en desacuerdo y poder utilizarlos para conseguir lo que quiere.
Afortunadamente, los dos lo hemos tenido muy claro desde el principio y sabe que ese juego no funciona. Sabemos que con Judit hay que ir más allá. Hay que trabajar con ella sin ceder a su propósito. Es muy difícil. Mucho.
Ella va aprendiendo a que las cosas se consiguen con una buena reflexión, con empeño sano y con propósitos que si no se cumplen, pueden tener consecuencias.
Realmente complicado, creednos, porque no siempre tenemos la lucidez y la paciencia que se necesita. Eso sí, si Judit palpa cariño y amor en los reproches, su actitud cambia radicalmente

2 comentarios:

  1. Hola¡ me a hecho mucha ilusión encontrar este Blog, nosotros acabamos de iniciar el nuestro hablando de un tema de acogimiento tb, la verdad q solo llevamos 2 dias pero lo hemos empezado con mucha ilusión, si te parece puedes pasar a visitarlo (papisenacogida.blogspot.com) y si no te importa dejar que pongamos tu direccion en el nuestro..
    Estamos un poco perdidos en el tema de los Blog pero lo estamos intentando..
    besos y un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola José y Rocío,

    Hemos visitado vuestro blog y es fantástico. Ya veréis como con el tiempo es una terapia fantástica para poner en clave de humor cosas que en el momento te parecen tremendas. Enhorabuena por el paso que acabáis de dar. Tenéis por delante un viaje (un safari, casi) que vais a disfrutar mucho, ya veréis.
    Por supuesto que podéis poner nuestra dirección en vuestro blog.
    Suerte y seguiremos vuestras andanzas.
    Besos.

    ResponderEliminar