domingo, 19 de diciembre de 2010

Discusiones en familia

Y es que educar a Judit no es nada fácil. No lo es para nosotros y tampoco lo es, en la parte que le toca, para los "abuelos de acogida" de Judit. A veces, con la mejor de las intenciones, se ciernen dudas sobre el modo de educar que tenemos los padres. Y es que con Judit esas encrucijadas que en cualquier familia debes afrontar a lo sumo una vez cada 6 meses, se convierten en cotidianas. Y eso genera tensiones. Porque la forma de afrontarlas son muy diversas. Y el caso de Judit, como el de muchos (sino todos) casos de acogimiento familiar, no es (siempre) comparable al de un hijo biológico donde las recetas de siempre habrían funcionado. En el caso de Judit hay que innovar cada día. Prueba y error. Y se suceden los errores antes de dar con el éxito. Y eso es, a veces, agotador.

Agotamiento que se esfuma con la pregunta de Judit de esta tarde, cuando volvíamos en el coche: "Papá, ¿cuándo podré llevar vuestros apellidos?"

Madre mía, cuánto la quiero y qué pocas veces se lo digo!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Acogimiento familiar en la SER

Es interesante escuchar este programa en la SER sobre acogimiento familiar. En el minuto 31, sale una niña hablando que se parece mucho, mucho a la experiencia de Judit.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Momentos aún más especiales

Ya os hemos contado que con Judit cada minuto es especial porque no sabemos por dónde nos va a salir, qué está tramando o si el silencio que, de repente, se produce en casa es conveniente o no (sus ideas son rápidamente ejecutadas sin pensar en las consecuencias).A eso, casi estamos acostumbrados. Es un estado permanente de vigilia pues en la mayoría de las ocasiones hay que adelantarse a ella. Y parece, que en nuestro territorio (la casa) lo tenemos prácticamente controlado.

Pero su espacio cada vez es mayor. Y su libertad, también, porque entendemos que ha de relacionarse con chicas y chicos de su edad. Va sola al colegio y vuelve sola del colegio. Va a la biblioteca del barrio y pasea a la perrita. Esto ya empieza a ser también normal pero… debemos comenzar a enseñarle algo más. Sabría coger un autobús, el metro? Sabría qué hacer si se pierde en medio de la ciudad? Nosotros a su edad sí lo sabíamos pero ella no se ha movido sola más allá del colegio y a pesar de su desparpajo es una niña muy insegura y que actúa por impulsos, a veces, evitando usar la razón.

Nos dá pánico dar ese paso. Y es algo que ya no se puede retrasar mucho más.

Otro momento especial por el que tendremos que pasar la niña y nosotros.

TODO LLEGA!!!

domingo, 21 de noviembre de 2010

Desayuno por sorpresa

Hoy Judit nos ha traído el desayuno por sorpresa.
Anoche, sin que lo supiéramos, se dedicó a preparar unas tostadas de jamón con aceite y paté. Lo guardó cuidadosamente en la nevera envuelto en papel y esta mañana hemos amanecido en medio de una bandeja con suculento manjar. Entre las tostadas nos había puesto un platito de bombones que el día anterior el papá y ella habían comprado para la mamá porque había estado toda la semana enferma con gripe.
Está encantada con su hazaña. Sólo hay que ver su cara (que por cierto, es preciosa) Son detalles que empiezan a tomar forma en ella y nos dejan ver que poco a poco va madurando; y lo mejor de todo, Judit va viendo su evolución.
Con Judit hay que recrearse en lo que hace bien porque sabemos que a lo largo del día se producirán situaciones en las que habrá que corregir actitudes, reforzar otras y tener de nuevo paciencia para ver su propósito de crecer. Como el que diseñó anoche para darnos un agradable despertar

sábado, 6 de noviembre de 2010

Los chicos y las amigas


Ya ha llegado ese momento tan fatídico para los padres y tan especial para los/as adolescentes.
Judit empieza a quedar con amigas y con amigos. Además de querer relacionarse con ellos vía móvil, internet o fijo, la cuestión es pasar el rato con los que ahora son las personas que realmente la comprenden y con las que únicamente se divierte.
Da igual que sea una jovencita de acogida que no. La adolescencia es lo que tiene y el temor a que haga locuras es el mismo en cualquier familia.
Hay que empezar a asumir que esta etapa va para largo y que tendremos que armarnos de aún más paciencia para poder llevarlo con algo de "tranquilidad" (ya hemos tenido más de un castigo por saltarse alguna que otra norma)

lunes, 18 de octubre de 2010

Voluntariado

A pesar de que Judit aún es joven, hemos pensado que es hora de que se haga voluntaria de algo. Al fin y al cabo su historia tiene mucho que ver con que alguien decidió, hace ya algún tiempo, hacerse voluntario/a de esto que es el acogimiento. Para ello hemos escogido una organización de prestigio como es Intermón Oxfam y la hemos apuntado a través de un conocido a una actividad de voluntariado. Así empezará a hacer suyos los valores (que no las personas) que tanto le han ayudado a ser lo que es hoy.

Ella está encantada y es una nueva forma de que tenga nuevas amistades.

lunes, 11 de octubre de 2010

La lucha de la adolescencia

Nos guste o no (y a mí no me gusta nada), Judit se va haciendo mayor. En su nuevo cole nos ha pedido que no le acompañemos hasta la puerta. No quiere que sus nuevos/as compañeros/as crean que es una pequeñaja. En cualquier otra niña la historia se acabaría aquí. Pero Judit es especial. Se busca cualquier excusa para que, de vez en cuando, la tengamos que acompañar. Y es que tiene una curiosa lucha interior entre hacerse mayor y no depender de sus padres... y la suerte (que sabe que tiene) de tener unos a su lado. Generalmente ésta última parte se le olvida, como a cualquier otra niña. Pero de vez en cuando le aflora. Luego no hace los deberes y se deja la habitación hecha un desastre y no obedece y...

...pero esos momentos...

miércoles, 6 de octubre de 2010

Judit empieza en su nuevo cole


Judit comenzó su nuevo cole, su nueva etapa educativa y sus nuevas amistades.
Como suponíamos, no ha tenido ningún problema a la hora de relacionarse y desenvolverse en el nuevo ambiente. Ya conoce cada rincón del colegio y se mueve por él como si hubiera estado allí toda la vida.
Ha hecho buenas migas con los de su curso y la vemos contenta y entusiasmada, o al menos eso es lo que nos deja entrever.
Sigue siendo un desastre en los estudios. Su caligrafía, la toma de apuntes, el registrar tareas en la agenda o el mero hecho de apuntar su horario, es misión imposible. Cuando llega a casa hay que supervisarlo todo y descifrar a su lado lo que ha apuntado. Sin pasar nada por alto porque muchas veces no ha escrito determinados deberes.
Complicado y estresante, porque eso supone una lucha contra viento y marea y acabar con ganas de tirar la toalla.
Es el momento de sentarnos y hablar de cómo manejar este tema.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Salir con las amigas

Judit ya está en la edad de salir con las amigas. Se ha creado un grupito de amigas y amigos en el vecindario y se lo pasan bien. Eso sí, a las 9 en casa.

Con esto de salir hay varios dilemas: 
1) Y cuando no acaba los deberes, sale o no sale? La convivencia con otros niños (jóvenes, diríamos ya) es bueno para ella, pero los deberes son lo primero.
2) Lo pasamos mal cuando no vuelve a la hora. No olvidemos que el caso de Judit es un acogimiento judicial en contra del deseo de su familia biológica y, quieras que no, existe un miedo y un sentido de la responsabilidad que no te lo quitas nuca.
El Miércoles empieza Judit en el nuevo cole. Ya os contaremos qué tal.


miércoles, 18 de agosto de 2010

Más visitas

¿Qué hacer cuando Judit dice que no quiere ir al punto de encuentro? Patalea, llora, enmudece,… De repente, las visitas con sus hermanos pasan de ser divertidas a insoportables. Judit descubre que sus hermanos mayores no son esos niños pequeños que ella recordaba, que entre ellos hay discordias, violencia,… que la acosan a preguntas sobre su familia de acogida, intentando sonsacarle datos que ella sabe que no debe contar, que le recuerdan historias que ella había programado olvidar. Son visitas obligadas por vía judicial porque la madre las ha reclamado a través de sus hijos. En algunos casos los hermanos no aparecen a la visita por olvido o porque dicen que ese día no les viene bien.
Judit sufre cada vez que llega ese momento. El reflejo de ello es que las semanas posteriores se autolesiona, se orina a todas horas, rompe y destroza todo lo que cae en sus manos,…hasta que retoma la normalidad y en unos días, vuelta a la siguiente visita.
Es decepcionante ver como se desmorona en un par de horas (que es lo que dura el proceso de la visita) todo el esfuerzo que hace Judit por sentirse feliz y tranquila.
Judit psisomatiza una enfermedad dos días antes de las visitas. Empieza a encontrarse mal, vomita, le sube la fiebre,…
Es preocupante. Muy preocupante porque a pesar de que la menor no quiere acudir a las visitas, y es evidente que no son beneficiosas para un desarrollo normal de la niña, se nos obliga a llevarla.
Llegará el momento en el que tomaremos una decisión drástica.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Las visitas

Ya sabemos qué es un acogimiento. El menor (en este caso, Judit) vive en una familia sumergida en una aparente normalidad como un miembro más durante un periodo de tiempo (algunas veces más largo de lo que se pretende, derivando a un acogimiento permanente) . La idea es que esta personita se sienta tranquila, feliz y se pueda desarrollar recibiendo no sólo alimento, abrigo y educación, sino amor y calor familiar. Hay que transmitirle que tiene derecho a ser feliz y que puede expresarlo abiertamente. Hay que empaparla de emociones sanas, de momentos y recuerdos positivos que puedan desterrar poco a poco las malas experiencias vividas anteriormente.
A veces, la mayoría de las veces, estos acogimientos llevan consigo visitas de la familia biológica.
En nuestros dos acogimientos así ha sido.
Con Sonia fue una maravilla. El contacto con su mamá fue muy positivo con la niña y con nosotros. Tanto es así que hoy en día existe una gran relación de amistad y Sonia viene con mucha frecuencia a casa a pasar temporadas largas de vacaciones.
Sin embargo con Judit todo es diferente.
Judit tiene dos hermanos mayores que viven con la madre. Las visitas no son abiertas sino controladas en un punto de encuentro. Familia biológica y familia de acogida no coinciden y las entradas y salidas de ambas familias son a diferentes horas para no encontrarse.
La diferencia es que el acogimiento de Judit no fue un acogimiento consentido por la familia biológica como lo fue el de Sonia. Y esto se ha reflejado en las visitas que la niña ha tenido con sus hermanos.
No ha sido nada fácil para Judit el tema de las visitas. Le han traído muchos problemas y han entorpecido su desarrollo físico y emocional.
Es un tema que preocupa a Judit y que nos preocupa a nosotros.

martes, 27 de julio de 2010

Regalo

Judit no sabe que estamos escribiendo este blog. Hemos pensado que, el día que se vaya de nuestra casa o el día que cumpla 18 años (lo que llegue antes) se lo vamos a regalar (el blog). Va a ser nuestro mejor tributo. Su historia, nuestra historia, contada desde el principio. Igual en ese momento querrá publicar fotos. Y veréis lo guapa que es.

martes, 20 de julio de 2010

Excursión de dos días

El otro día, a propósito del campamento, Judit recordaba la última excursión que hizo con el cole (dos días, no más) y me dijo: "Sabes de lo que más me acuerdo, papá?: que te esperaste en la calle con el frío que hacía hasta que el autobús salió". De las 48 horas de excursión, lo que más le impactó fueron los 3 minutos desde que se subió al autobús hasta que salió. Judit tiene las emociones a flor de piel. Es puro corazón.

sábado, 10 de julio de 2010

Más del campamento de verano

Desde hace 4 años Judit va de campamento la primera semana de julio con el colegio. Recuerdo el año que ella nos lo propuso. Al principio dudamos por la reacción de su primera noche fuera de casa por su problema de enuresis. Pero tanto insistió Judit que pensamos que sería ideal para que empezara a desenvolverse sola y que además,  no debíamos  sobreprotegerla tanto. Llegó el día y en el momento en el que subía al autobús y vio que yo no iba con ella, que me quedaba; rompió a llorar y a organizar uno de sus temibles berrinches en medio de mochilas, sacos de dormir, niños, padres, monitores,…cogiéndome del cuello y gritando mami, mami… (nunca te acostumbras a estas reacciones imprevistas) Dispuesta a anular el campamento, apareció una amiguita de Judit y la cogió de la mano. En segundos, Judit se calmó, me dio un beso y me dijo que sí que se iba de campamento. Todos nos quedamos alucinados. Semanas más tarde descubrí que esa niña se llamaba Carmen y que también era una niña de acogida (Judit lo sabía). Desde entonces, no hay campamento al que Judit se resista a ir. Su problema con el "pis" no fue tal. Y los monitores ayudaron a evitarlo en muchos momentos y a enmascararlo en otros. El tema del retorno de la ropa, el moreno sospechoso que envolvía toda su piel y el orden en su mochila ya fue otro cantar, pero sabemos que es así como ella debe aprender a organizarse y a tomar decisiones. De hecho, los años posteriores ha ido mejorando y se nota que este tipo de experiencias le hacen madurar y crecer poco a poco. Este año está volviendo a vivir un nuevo campamento. Con ganas y contenta. Y nosotros disfrutamos de ello.

martes, 6 de julio de 2010

Judit se va de campamento

Va a ser sólo una semana, pero se va a hacer larga. Judit se ha ido de campamento esta mañana con sus compañeros del cole. Se lo va a pasar bien. Seguro. Pero además va a seguir aprendiendo a convivir. Y nos va a dar la oportunidad de echarla de menos y de que ella nos eche de menos a nosotros. Sólo nos pidió una cosa antes de irse: "Vendréis los dos a recogerme, verdad?". Ya la echamos de menos.

martes, 29 de junio de 2010

Descubriendo la adolescencia

¡Qué temblor nos entra cada vez que Judit "sugiere" = "da por hecho" algo!
No hace mucho que hemos descubierto que estamos sumergidos en plena adolescencia.
Quiero salir, me aburro, no me entendéis, ya lo sabía, siempre lo mismo, si ya soy mayor,…. Son frases que están constantemente en boca de Judit. Y después de ellas le sigue el refugiarse en su cuarto y a ser posible, la puerta cerrada hasta que nos percatamos y se la abrimos de nuevo.
Hace unos meses, la llamamos "niña" y nos dejó atónitos al recibir la respuesta de "no soy una niña, soy una preadolescente" A partir de ahí pudimos comprobar que era cierto y que para colmo, no había hecho más que empezar.
Pero…¿cómo se conjuga esta etapa inevitable, inmadura de por sí, que va con la edad biológica y la sobre inmadurez que lleva Judit? No tenemos ni idea!!!
Resulta estresante y preocupante.
Debemos de estar con ella, acompañarla; y por otro lado, empezar a darle alas para que empiece a forjarse y a tomar decisiones. Es realmente difícil y cada día se complica más.
Nos consuela que estamos los dos en esto al cien por cien y que por ahí hemos pasado todos y todas. Y que nuestras dudas y temores no son diferentes a los de cualquier padre o madre de este mundo. Sólo hay que transmitirle a Judit que lo que hagamos, digamos o decidamos es porque la amamos hasta el infinito y porque deseamos que sea una persona feliz. Esperamos conseguirlo.

domingo, 20 de junio de 2010

Cuando Judit dice lo que piensa

Judit ha decidido regalar una despedida cariñosa a algunos de sus profesores. Aquellos con los que realmente se ha sentido querida y valorada. Es una niña muy perspicaz, muy intuitiva y sensible. Nos sorprende descubrir que sí que tiene en cuenta cada segundo que vive y con quien lo vive. Por ello, ha escrito una pequeña carta sólo a los profesores que le han transmitido y aportado "esperanza". Sinceramente, yo, a su edad, jamás me hubiera atrevido a hacerlo. Aquí os dejo con la despedida hacia una profesora. Sus impresiones son fantásticas.

"Querida Mª Jesús:
Me da mucha pena irme del cole porque sé que no voy a volver a tus clases. En esas clases me he sentido muy feliz y tú hacías que fuera lista. Gracias por cuidarme tanto y preocuparte por mí y mis compañeros. Necesito irme de aquí porque ya he crecido y ahora voy a ir a un cole donde nadie me conoce. Haré amigos pero te prometo que no te voy a olvidar. Te quiero mucho. Judit"

sábado, 12 de junio de 2010

Buscando cole nuevo para Judit


Judit está acabando la enseñanza primaria y en cuestión de meses comenzará a estudiar secundaria. Es algo que aún no visualizamos. La vemos tan infantil, tan distraída,… que no sabemos si, por fín, madurará y empezará a asumir responsabilidades más acordes con su edad o será siempre un despiste en todo.
Eso sí, estamos deseando que cambie de colegio. Uno grande, con amigos y amigas nuevos. En el que se le brinde la oportunidad de empezar de nuevo. Un lugar donde no la conoce nadie.
"Ser aceptada, tal como eres.
Nadie conoce tu historia;
al principio aterra y enmudeces,
luego descubres lo fácil que es
y con esa valentía
que emerge de tu ser,
construyes momentos inolvidables
en un lugar nuevo"

 
Sabemos que es así como se sentirá Judit en cuanto pise un cole nuevo, un lugar donde no está catalogada, nadie conoce la historia de su vida, ni es hija de nadie en especial.
Por fín, empezará a volar y a crecer.

sábado, 22 de mayo de 2010

Se va haciendo mayor

Hoy Judit se va sola por primera vez a la piscina. Está sólo a 500 metros en la ciudad, pero la verdad es que da bastante miedo. Sólo se nos vienen a la cabeza todos los despistes que Judit ha tenido en todo este tiempo. Y si se le ocurre irse a algún sitio. Y si se pierde. Y si se encuentra con alguien de su familia biológica. Y si... Incluso hemos pensado en seguirla a distancia, sin que se diera cuenta.

Finalmente no ha hecho falta nada de todo eso. Ha ido y ha vuelto. Ella se siente más mayor y esto seguro que le ayudará en su desarrollo. O eso esperamos.

jueves, 4 de marzo de 2010

Estoy perdiendo la fe en los psicólogos

Como ya nos pasó con Sonia (la otra niña que tuvimos en acogimiento), con Judit han venido un grupo de psicólogos, psicoanalistas, pedagogos y otras profesiones de la mente que pretenden ayudar a Judit. Y de rebote a nosotros. Pero la verdad es que después de muchas horas en sesiones con estos profesionales, creo que estoy perdiendo la fe en esa ciencia. Creo que nadie sabemos lo que pasa por la mente de Judit. Y por supuesto, nadie tiene la menor capacidad de incidir en lo que Judit piensa a través de dinámicas, tests, etc. Creo que no hemos influido ni lo más mínimo en su comportamiento. Un beso a tiempo y un "te quiero" inesperado, valen lo que 1.000 sesiones de psico-profesionales. Sin duda.

jueves, 25 de febrero de 2010

Las mentiras

Judit miente mucho. Pero mucho, es mucho. Es su mejor mecanismo de "auto-venta": "Hoy no llevo deberes", "el examen me ha salido muy bien" (incluso a pesar de haber dejado todas las preguntas en blanco), "anoche no me hice pis" (y el protector de la cama aparece en el jardín de la vecina, la cual viene alarmada a casa porque no entiende nada, como nosotros al principio), "hoy no he merendado" (el jamón de Navidad tiene unos sospechosos cortes irregulares), "yo no he usado el pegamento" (la habitación huele a pegamento imedio que tira para atrás), etcétera, etcétera, etcétera. Es la gran prueba de la paciencia. Lo de la técnica Zen es para aficionados al lado de la técnica "ponga una Judit en su casa".

jueves, 18 de febrero de 2010

La eneuresis

Una de las razones por las que Judit fue expulsada de las diferentes casas por las que ha pasado (incluida la de su familia biológica) ha sido por orinarse en la cama por las noches. Así que ese tema es muy delicado en casa. Judit comenzó orinándose cada noche. Después de unos años levantándonos todas las noches, hemos decidido comprarle un despertador. Es parte de su educación en la responsabilidad. Nunca le hemos reñido por orinarse en la cama, pero sí le llamamos la atención por no hacer todo lo que está en su mano para evitarlo: 1) No beber agua después de las 8 de la noche, 2) Orinar antes de acostarse y 3) Ponerse el despertador y levantarse por la noche a orinar. Y, con el tiempo, va funcionando.

jueves, 11 de febrero de 2010

La higiene es otro de los temas

Uno de los temas que más nos está costando con Judit es todo lo relacionado con la higiene. Parece que sea un tema en el que nunca se le haya educado. Está como acostumbrada as convivir con suciedades varias. Y en una niña que todavía se hace pis por las noches puede ser algo delicado. Especialmente cuando está a punto de entrar en la adolescencia y lo que ello implica para las niñas. Si no hacemos avances pronto, esto le puede afectar socialmente. Y eso sí que nos preocupa. La semana pasada contamos hasta 9 prendas íntimas en la lavadora en 5 días. La lavadora está que echa humo!

viernes, 5 de febrero de 2010

La comida va que vuela

No sé si alguna vez hemos hablado de la obsesión por la ocmida que tiene Judit. Cuando llegó a nuestra casa pesaba al menos 5 kilos más de los que debía pesar para una niña tan pequeña (un 30% más de su peso recomendado). Desde el principio hemos intentando que tenga una alimentación equilibrada y sana. Somos enemigos del bollycao para el almuerzo. Pero eso sí, descubrimos al cabo del tiempo que Judit seguía engordando a pesar de nuestro control. Luego descubrimos que la nevera, era su segunda habitación. Y el armario donde guardamos el cacao instantáneo (de comercio justo) y la crema de cacao sufría ataques nocturnos. Después de algún tiempo (largo) estamos empezando a controlar algo de esto, pero ufff. Ha supuesto muchos disgustos. Para no dejar rastro ha hecho cosas muy bárbaras, como por ejemplo, comerse un paquete de magdalenas entero para no dejarlo a medias. Yo sería incapaz y peso algunos kilos más que ella. Todo forma parte de la ansiedad que suele acompañar a los niños acogidos. Pero esto también lo superaremos.

jueves, 28 de enero de 2010

De ideas fijas

Judit es una niña insistente. Puede llegar a desesperarte cuando le das una negativa. Repite y repite pensando que así nos cansaremos y claudicaremos a su capricho.
En esos momentos en los que no es capaz de ver más allá y no admite reflexiones, es cuando nos pone realmente a prueba.
Saca sus armas de niña incomprendida, nos tantea por separado para buscar puntos en los que, sin darnos cuenta, podamos estar en desacuerdo y poder utilizarlos para conseguir lo que quiere.
Afortunadamente, los dos lo hemos tenido muy claro desde el principio y sabe que ese juego no funciona. Sabemos que con Judit hay que ir más allá. Hay que trabajar con ella sin ceder a su propósito. Es muy difícil. Mucho.
Ella va aprendiendo a que las cosas se consiguen con una buena reflexión, con empeño sano y con propósitos que si no se cumplen, pueden tener consecuencias.
Realmente complicado, creednos, porque no siempre tenemos la lucidez y la paciencia que se necesita. Eso sí, si Judit palpa cariño y amor en los reproches, su actitud cambia radicalmente

jueves, 21 de enero de 2010

Empieza a definirse y valorarse

Judit siempre se ha sentido insegura. Es normal, ha sufrido tremendos cambios en su vida en muy pocos años. Este es el periodo más largo que ha pasado en su corta existencia con una familia. Ya ha adquirido hábitos, costumbres e incluso ha adoptado manías y expresiones como si llevara toda la vida con nosotros.

No somos conscientes porque estamos a todas horas con ella y es difícil percibir la evolución pero si echamos la vista atrás, el cambio es impresionante.

Hoy, por primera vez, no me ha preguntado qué se ponía para vestir e ir al cole. Lo ha hecho sola y sorprendentemente con gusto. Creo que empieza a sentirse como las demás niñas y eso es un gran paso.

jueves, 14 de enero de 2010

Visitas

Judit tiene dos hermanos a los que visita una vez al mes. Al principio tenía mucha ilusión y alguna vez nos decía que echaba de menos a sus hermanos (especialmente cuando le reñíamos, claro). Ahora lo dice menos y creemos que se le ha roto el ídolo de cristal. Judit sentía que sus hermanos la protegían. Eran los que estaban ahí para evitar, en algunos casos, que sus diversos padrastros la maltrataran. Tras convivir con ellos por espacio de apenas 1 hora cada mes, se ha dado cuenta que son chicos normales, muy lejos de esas personas a las que ella había idolatrado. Esto de las visitas va a dar de qué hablar, ya veréis.

jueves, 7 de enero de 2010

Los Reyes Magos

Antes de irse de vacaciones, la profesora de Judit dijo que nos quería contar una cosa. Hicieron una redacción en clase con los regalos que le habían pedido a los Reyes Magos. Cada niña y cada niño dijo una cosa: la consola de videojuegos, el coche eléctrico, etc. Luego, la profesora les pidió que explicaran qué era la felicidad para ellos. Todos dijeron que tener estos juguetes y poder jugar con ellos. Menos Judit. Judit, con tono solemne dijo: "para mí la felicidad es tener una familia que te quiere". Los niños se extrañaron con esa respuesta. Y más aún cuando vieron a la profesora con los ojos humedecidos. Ese mismo día nos llamó para contárnoslo. Es una de esas "cargas de profundidad" que de vez en cuando y con su inocencia lanza Judit.
Felices Reyes Magos a todos.